septiembre 06, 2008

Un comentario... una opinión... algo en que pensar

Marcelo Dagna dice: "muyyyyyy bueno el comentario de "Sobre comentarios y otras yerbas" La verdad me quede pensando y pienso desde hace bastante que sera de nostros en el dia mañana, adonde iremos a parar y como haremos para ponerle la cara a los balazos que a veces la vida profesional de un "Diseñador Industrial" en un pais donde ya no tenemos INDUSTRIA PROPIA (COMO MOTOR DE ARRANQUE PARA LA SALIDA DE ESTA ENORME CRISIS)........ y la verdad..... vengo leyendo un libro "bonsiepe" (un diseñador aleman- radicado en el pais) "DISEÑO DESDE LA PERIFERIA" Y me salta una angustia y una amargura por tantas acciones de privatizacion y como fuimos engañados y nos dejamos engañar. Y la verdad.... hay tantas mentes brillantes esperando una mano tendida desde nuestars directivas un apoyo, algo de confianza y esperanza..... a donde quedo Aurora??? y SIAM?? y la metalmecanica???? y nuestros aerolineas y tantas cosas que perdimos......yo moriria aunque sea por el intento..........por que nosotros los profesionales del mañana demostremos a nuestro pais y al mundo lo inmenso que podemos ser con un una simple hermandad Argentina................y realmente no me quiero ir de mi pais y mirarlo desde haya arriba..............................da para para largo esto...........gracias " Estimado Marcelo: Te respondo y a la vez respondo a todos aquellos que han planteado y plantean este problema de la manía nacional del "reventón" y su secuela llamada "vaciamiento estatal" o paranoia privatizadora. En la historia de SIAM, caso insignia si lo hay, se mezclan dos fenómenos: En primer lugar la incertidumbre de una empresa que apuesta fuerte, asume deuda, y se tira al mercado sin paracaídas (por que a la mitad de la historia de esa fábrica estaba sola). En segundo lugar el fin estaba sentenciado desde el momento que los sucesores naturales en el control de la empresa -que tuvieron buena vida y todo resuelto gracias a esa empesa- miran para otro lado y dejan el asunto en manos del estado. El "estado", cualquier estado, jamás será competidor en materia de negocios, no compite, y no se le puede competir... entonces no hay negocio. Una por que tienen en sus manos la capacidad de ajustar variables macro-económicas con un plumazo, entonces ¿cómo se mira una fabriquita (por más que sea SIAM)?, otra por que los tejes y manejes de los interventores de turno -que no son empresarios- son tan erráticos, desatinados y nefastos como cualquier conducción sin compromiso y desinteresada que se pueda encontrar en cualquier rubro. El estado no puede ser un pulpo inmenso que capte demasiado de la producción por lo dicho arriba (salvo que seas China, que está bastante lejos de nuestra comprensión y de lo que humanamente podemos admitir). Y por otro hay servicios, especialmente servicios, que no pueden quedar en manos de empresas por su incidencia social y baja rentabilidad... si señores: líneas aéreas y férreas dan pérdidas... ¡y qué!. Por último, amigos, saliendo de los casos arquetípicos de la historia nacional, toda empresa tiene un ciclo de vida. -En realidad TODO tiene un ciclo de vida, pero no nos vayamos tan lejos- Hay caídas estrepitosas, muertes que duelen más que otras... y también hay nacimientos. Yo estoy trabajando en una empresa que tiene una historia de algún par de décadas (que incluso tiene un compañero de ustedes haciendo de todo) produce equipamiento para control y recuperación de derrames de hidrocarburos (además de ventiladores hidráulicos y otros engendros). Funciona en el polígono industrial de Berisso, acá nomás, en donde funcionan otras casi cien empresas más... de pinturas... de hidromasajes... textiles... frigoríficas... náuticas... etc, etc. El polígono está montado en las ruinas de otro paradigma industrial argentino: la SWIFT. Y en la provincia hay unos cuantos parques industriales más... nosotros tenemos otro cerca acá en Abasto. Entonces las industrias están, las hay, sobrevivieron a los Martinez, Rodriguez y Rúas. Hoy en día, por eso de la globalización, muchas comparten capital con el extrangero -no es que esté mal... solo es otro factor a tener en cuenta- pero con matices más o matices menos están... las hay. Hay que confiar en el destino, probar, buscar, recorrer, hacerse ver... y hay algo más que sólo pueden hacer los diseñadores industriales. Ingenieros, médicos y otros sólo tienen su conocimiento técnico-científico para ofrecer... van con eso y por eso los llaman -o no los llaman para nada-. Pero el diseñador tiene algo que no tiene ninguna otra carrera: puede adelantar todos los pasos. El diseñador industrial, por si no se dieron cuenta, puede crear sin que nadie se lo pida y, de pronto, provocar un interés y una posterior necesidad... o sea: puede crear de antemano, puede ir con algo y captar. Una muestra de diseño, un aviso, o unos golpes en la puerta indicada y se abre un horizonte (sino preguntenlé a los del mate automático). No quiero decir que esta sea la historia común de todos los diseñadores... ni siquiera es la del promedio. Pero mirando hacia adelante pienso que es una joya en sus manos, con un valor inmenso y que no hay que dejar de considerar. ¡ Aguante DI !

agosto 23, 2008

De mercados y otras yerbas

Como doy clases frente a muchos alumnos todos los años me pasa que en algún momento reparo, tal vez mientras hablo y veo sus caras, en lo que estamos haciendo en las aulas... ¿por qué estamos ahí?, ¿qué espectativas tiene quien se sienta, escucha y participa? Créanme que muchos de los que están a cargo de las materias se están preguntando todo el tiempo ¿qué le doy a estos chicos? ¿cuál es mi norte? ¿cuál es el norte de ellos? o sea: ¿qué profesional estamos buscando? Si bien puede haber múltiples respuestas uno tiende a simplificar y quedarse con algunas para no terminar con una atrofia cerebral masiva. Pero creo que ustedes, muchachos y chicas de diseño industrial, deben saber que desde el departamento hacia abajo todos están quemando pestañas durante largas horas a la semana para entender que quiere la sociedad del diseñador y cómo la vamos a encarar nosotros. Por otra parte, chicas y muchachos, no es que hago pretensión de saberlo todo, pero tengo una muestra bastante amplia (tres facultades de grupos bien distintos) y conozco algo de lo que pasa con el "después de", o sea cuando se termina la facultad. En primer lugar sepan que la facultad nunca los deja desamparados. Muchos de nosotros hemos vuelto -me tengo que incluir- ni bien recibidos con la pregunta ¿y ahora?. Las bolsas de trabajo funcionan más o menos bien y responden a algunas de esas preguntas. Por otro lado están los grupos de trabajos, de investigación, con becas, post-grados, y cargos docentes y auxiliares siempre necesarios. Ese es el "colchón", o también la "cama elástica", que pueden encontrar fácilmente. Después está la calle, la industria, la necesidad del profesional. Esa hay que patearla y mucho, requiere entrevistas, sobre todo entrevistas donde a uno le vean la cara y se genere la primer impresión. Ahí no tenemos que ponernos nerviosos ni dar a entender que nos morimos por trabajar el lugar, la postura es: somos "vendedores" de nosotros mismos. Ofrecemos relajadamente tratando de dar una buena impresión sin exagerar. Ofrecemos, si gusta bien. Por su salud mental: nunca crean que los van a llamar aunque se los digan, es parte del juego. Esto de las entrevistas es una posibilidad real, no hay que dudarlo. Algo pesado, hay que admitir. Es conveniente no esperar a recibirse para encarar esta larga tarea. Y las empresas suelen ponerle grilletes a los pichones que entran faltándoles algún tiempo para el título. Como contrapartida se aprende de todo: trabajo en equipo, técnicas, cuestiones eminentemente prácticas, etc. Y por último está el free-lance: el más difícil de todos. Requiere tiempo y encontrar el nicho. Hay que devanarse los sesos buscando aquello que pueda captar la atención del potencial consumidor o empresa que adhiera. Con el tiempo uno empieza a tener "fama" y la rueca empieza a girar sola. Más adelante voy a ahondar alguna cuestión... pero el panorama es más o menos así, hay posibilidades para todos, pero hay que pelearla mucho, buscar apoyo y darle pa' lante.

mayo 07, 2008

Próxima Metamorfosis Social

La atmósfera global está muy turbulenta. Hay algo… una sensación en algunos casos -que es certeza en otros- sobre tiempos de transición hacia cambios realmente radicales. Una muestra gratis de esto (¿será realmente gratis?) es la misteriosa carencia de gasoil y naftas. El sólo hecho de que falten ya es algo raro y los comentarios de los productores al respecto son más extraños aún. Esto me lleva a separarme del problema coyuntural para hacer una proyección que da escalofríos: en un momento el petróleo se va a acabar por completo.
Por supuesto previamente a esto va a empezar a escasear, los precios se van a ir a las nubes y la cosa se va a complicar cada vez más (¿les suena?). Antes de la agonía total del sistema de combustión interna solamente aquellos entes poderosísimos tendrán algo que funcione con estos tipos de motor. Seguramente harán con ello algo que nos cobrarán carísimo y el día que se acabe la última gota otro galpón más será hábitat de la herrumbre, el polvo y los escombros entre los millones acumulados con el tiempo.
Todos los sistemas de transporte que hoy son cotidianos (autos, micros, lanchas, aviones, etc.) quedarán amontonados en cualquier lugar por que las grúas y remolques para llevárselos también dejarán de funcionar. Un alto porcentaje de la producción mundial de electricidad (más del 50%) destinada a las ciudades desaparecerá (a no ser que se invente algo rápido) y con ello tener más de una lamparita por casa será un lujo… por más que sea de bajo consumo. Por lo tanto la herrumbre también ganará cantidades de equipos de aire acondicionado que nadie podrá usar. Con el calentamiento global van a ser unos lindos veranos.
Una buena será que la cuestión ecológica en aquel entonces será ley universal bajo pena de prisión perpetua la actitud de derrochón (que serán las actitudes parecidas a las de cualquiera de nosotros hoy en día).

Algo similar se puede trasladar a la madera, la agradable, hermosa, cálida y excelente madera. Si hoy en día van a comprar a una maderera notarán que estas tienen para ofrecer dos o tres tipos y nada más. Algún día una silla de, digamos: roble, sólo existirá en exposiciones y en casas de muy adinerados que las habrán reciclado para su propio placer de otros muebles recolectados de diversas fuentes. Y la historia será igual: antes de que se acabe la última madera noble para hacer algo su precio será astronómico. Después habrá ladrones profesionales de objetos de madera… y luego hacer un asado con leña estará penado por ley.

Aquellos que están pensando que el plástico ocupará aquellas aplicaciones que hoy se realizan preferentemente en madera olvídenlo ya que en la producción de muchos de los plásticos intervienen los hidrocarburos directamente. No pretendo hacer una secta de suicidas pero debemos saber todos que se viene un cambio de paradigma social profundo. Nuestra sociedad tan globalizada y bastante uniforme a lo largo de todo el mundo está a punto de empezar a ser algo completamente opuesto y diferente… o desaparecer.

Tenemos ya mismo entre manos dos peldaños importantes sobre los cuales apoyarnos: uno de ellos es abandonar nuestra conducta derrochona para hacer más leve la transición inminente que se viene. El otro es comenzar a gestar el nuevo paradigma. Diseñadores Industriales, ingenieros, científicos, tecnófilos, ingeniosos y habilidosos. Mujeres y hombres pensantes y artistas de la supervivencia de la especie por única vez en la historia de la humanidad estamos ante la problemática de generar lo necesario sin recursos… se viene una movida de recursos impensados, novedosos, originales. Para ello necesitamos aprender, saber mucho y generar nuevos conocimientos… estén alerta y avisen: no nos vamos a hacer ricos con estos nuevos descubrimientos, simplemente vamos a sobrevivir.