mayo 07, 2008

Próxima Metamorfosis Social

La atmósfera global está muy turbulenta. Hay algo… una sensación en algunos casos -que es certeza en otros- sobre tiempos de transición hacia cambios realmente radicales. Una muestra gratis de esto (¿será realmente gratis?) es la misteriosa carencia de gasoil y naftas. El sólo hecho de que falten ya es algo raro y los comentarios de los productores al respecto son más extraños aún. Esto me lleva a separarme del problema coyuntural para hacer una proyección que da escalofríos: en un momento el petróleo se va a acabar por completo.
Por supuesto previamente a esto va a empezar a escasear, los precios se van a ir a las nubes y la cosa se va a complicar cada vez más (¿les suena?). Antes de la agonía total del sistema de combustión interna solamente aquellos entes poderosísimos tendrán algo que funcione con estos tipos de motor. Seguramente harán con ello algo que nos cobrarán carísimo y el día que se acabe la última gota otro galpón más será hábitat de la herrumbre, el polvo y los escombros entre los millones acumulados con el tiempo.
Todos los sistemas de transporte que hoy son cotidianos (autos, micros, lanchas, aviones, etc.) quedarán amontonados en cualquier lugar por que las grúas y remolques para llevárselos también dejarán de funcionar. Un alto porcentaje de la producción mundial de electricidad (más del 50%) destinada a las ciudades desaparecerá (a no ser que se invente algo rápido) y con ello tener más de una lamparita por casa será un lujo… por más que sea de bajo consumo. Por lo tanto la herrumbre también ganará cantidades de equipos de aire acondicionado que nadie podrá usar. Con el calentamiento global van a ser unos lindos veranos.
Una buena será que la cuestión ecológica en aquel entonces será ley universal bajo pena de prisión perpetua la actitud de derrochón (que serán las actitudes parecidas a las de cualquiera de nosotros hoy en día).

Algo similar se puede trasladar a la madera, la agradable, hermosa, cálida y excelente madera. Si hoy en día van a comprar a una maderera notarán que estas tienen para ofrecer dos o tres tipos y nada más. Algún día una silla de, digamos: roble, sólo existirá en exposiciones y en casas de muy adinerados que las habrán reciclado para su propio placer de otros muebles recolectados de diversas fuentes. Y la historia será igual: antes de que se acabe la última madera noble para hacer algo su precio será astronómico. Después habrá ladrones profesionales de objetos de madera… y luego hacer un asado con leña estará penado por ley.

Aquellos que están pensando que el plástico ocupará aquellas aplicaciones que hoy se realizan preferentemente en madera olvídenlo ya que en la producción de muchos de los plásticos intervienen los hidrocarburos directamente. No pretendo hacer una secta de suicidas pero debemos saber todos que se viene un cambio de paradigma social profundo. Nuestra sociedad tan globalizada y bastante uniforme a lo largo de todo el mundo está a punto de empezar a ser algo completamente opuesto y diferente… o desaparecer.

Tenemos ya mismo entre manos dos peldaños importantes sobre los cuales apoyarnos: uno de ellos es abandonar nuestra conducta derrochona para hacer más leve la transición inminente que se viene. El otro es comenzar a gestar el nuevo paradigma. Diseñadores Industriales, ingenieros, científicos, tecnófilos, ingeniosos y habilidosos. Mujeres y hombres pensantes y artistas de la supervivencia de la especie por única vez en la historia de la humanidad estamos ante la problemática de generar lo necesario sin recursos… se viene una movida de recursos impensados, novedosos, originales. Para ello necesitamos aprender, saber mucho y generar nuevos conocimientos… estén alerta y avisen: no nos vamos a hacer ricos con estos nuevos descubrimientos, simplemente vamos a sobrevivir.