diciembre 12, 2009

Bueno... gracias

Me han dicho palabras muy grosas en estos días. Y yo respondí más o menos algo de eso. En parte voy a repetirme aquí -bueno, está bien: no soy taaan original- pero es más o menos lo que pienso y lo que también me pasa siempre a esta altura del año. En primer lugar debo repetir que no proceso muy bien los halagos. Me quedo bastante tildado (tarado) cuando me dicen cosas. Pero tampoco me la creo... me parece que apenas hago lo que hay que hacer -otra cosa que también ya dije, y que, esa sí la creo- Y otra es que a mí las cosas me salen bastante por "resonancia"... o sea si no hay onda, si no hay "retorno" (feedback), ida y vuelta, reacción... bueno, si no hay eso soy más bien aburrido, callado, apocado, insípido y poco más que una maceta. Me ha pasado con grupos que se ve que están en cualquiera repetidamente y lo único que pienso es en irme, que se acabe y tiro todo como regadora por aspersión. Y les aseguro que no hay que ser nada muy especial para captar las señales de la gente. Cuando estás ahí adelante se percibe todo. Hay cosas que se arreglan diciendo -"bueno muchachos, chicas, pongámonos las pilas!"... pero hay otros "estados grupales" que no se resuelven con nada. Por suerte debo decir que este año fué muy bueno... excelente grupo, gente muy despierta y sincera, gente muy piola para trabajar... y se nota mucho ahora al finalizar no tanto por lo que dicen, sino por que cuando me los cruzo y me cuentan lo que les pasa, o lo que les pasó -tanto en la facultad o donde sea- o simplemente se paran para quedarse un ratito a ver que onda, bueno, ahí, en esos momentos uno sabe que todo está bien.